¿Qué hago si no me siento capaz?

¿Cuántas veces has dejado de hacer cosas por no sentirte capaz o suficiente en comparación a otras personas?

Yo he pasado por cada una de estas situaciones y sé lo que se siente estar en ese lugar.

  • presentarte a un nuevo puesto de trabajo y sentís que no estás lo suficientemente preparada aunque tu perfil sea exactamente el que están buscando
  • aprender un nuevo idioma y pienses que nunca en la vida vas a ser capaz de poder entender una película de principio a fin o mantener una conversación en ese idioma
  • bajar de peso y te sentís incapaz de cambiar tus hábitos alimenticios actuales

El no creerte capaz de algo, no es más que una creencia limitante, una creencia que ahora mismo te está impidiendo alcanzar tus metas. Una molesta piedra en el zapato que no te deja avanzar.

Vivimos comparándonos con otras personas y en muchos de los casos esas personas llevan aaaaaaños formándose en su campo, aprendiendo un idioma, realizando deporte o intentando cambiar hábitos alimenticios. ¿Y nosotras queremos que suceda de un día para el otro?

Dejáme primero que te cuente una pequeña historia y luego compartiré contigo las estrategias que estoy implementando yo misma para lograr  que esos pensamientos me visiten cada vez menos.

Cuando mi hijo cumplió 4 años decidimos apuntarlo a clases de Karate.
Los primeros meses iba feliz y super entusiasmado, hasta que un día comenzó a decirme que ya no quería ir. Cada semana tenía que convencerlo para que fuese y le recordaba que después de entrenar siempre me decía lo mucho que se había divertido.

Mientras tanto las semanas pasaban y me seguía repitiendo lo mismo. Hasta que un día le dije:

- No tiene sentido seguir así. Si no querés ir más, te borro del curso, pero luego no me digas que te arrepentiste.

Justo unos días antes de Navidad recibo un mensaje de su profesora de Karate donde me decía que la próxima semana tendría el exámen para cambiar de cinturón. Cuando le leí el mensaje a mi hijo me dijo:

- ¡Mamá yo quiero ir!

Yo lo miré totalmente desconcertada y le dije:

- Pero me dijiste que no querías ir...te pusiste a llorar...hiciste tremendo teatro ¿y ahora me decís que querés seguir?

- Mamá pero yo quiero tener el cinturón amarillo...

En ese mismo instante todo cobró sentido. Me di cuenta que todos los argumentos que cada semana le recitaba como un poema para él eran totalmente irrelevantes. Lo que realmente lo motivaba a seguir con las clases de Karate era obtener reconocimiento.

Cuando finalmente obtuvo su cinturón amarillo estaba feliz y al día siguiente cuando llegó a la guardería lo primero que hizo fue sacar el cinturón de su mochila todo orgulloso y mostrárselo a todos. Tengo que confesar que a su madre también se le caía un poco la baba 😉

Aquí en realidad podría haber terminado el cuento diciéndoles, colorín colorado este cuento se ha acabado...pero no...

La semana pasada apenas llegamos a la escuela de Karate la profesora me dice:

- La semana que viene vengan una hora más tarde porque su hijo va a comenzar a entrenar con los niños más grandes.

¡Wow! Se podrán imaginar que a mí se me hinchó el pecho.

- A partir de ahora vas a entrenar con los nenes más grandes. ¡Te felicito! - le dije

Pero a la semana siguiente durante la cena me dice:

- Mamá no quiero ir más a Karate.

- ¿Otra vez con el mismo tema? ¿Ya lo habíamos hablado, no? Hace un par de semanas compramos el traje nuevo y te pregunté si querías seguir yendo y me dijiste que sí.

- Es que ahora tengo que ponerme el cinturón yo solo y no sé hacerlo. Los otros niños ya saben hacer todo y yo no – me dijo super preocupado

- ¿Recordás cómo fue cuando comenzaste a andar en bici? – le pregunté

- No, no lo recuerdo.

- No querías sacarle las rueditas bajo ningún concepto y cuando lo hicimos llorabas diciendo que no querías bajar con la bici al parque. Tuvimos que obligarte a hacerlo, y ese mismo día aprendiste a andar sin ellas y se las pudimos sacar definitivamente. Es normal que te sientas en desventaja con respecto a los demás niños del grupo, ¿pero sabes qué? Siempre en la vida va a haber alguien que sepa más que vos, pero también habrán otros que sepan menos que vos. Así como un día pensaste que nunca ibas a poder sacarle las rueditas a la bici e ibas a poder andar sin caerte, también algún día vas a poder atarte vos mismo el cinturón.

No desistas ahora. Practicá hasta que te salga. Yo sé que vos podés y que pronto vas a cambiar el cinturón al próximo color.

Hoy tuvo su segunda clase y ya pudo atarlo.

Cuando le dije:

- Viste la semana pasada no querías venir más porque no sabías atar el cinturón...

Y me responde

- mamá, pero era la primera vez jajaja

 

Para aprender a andar en bici, atar el cinturón, aprender otro idioma o bajar de peso se necesita tiempo, paciencia, perseverancia y constancia. Más aún en aquellos momentos donde los avances no son visibles.

Como te comenté al inicio del post me gustaría compartir contigo un par de tips que ahora mismo estoy implementando para que cuando el diablillo vuelva a sentarse encima de tu hombro y te susurre cosas como, “no sos capaz “, “ni lo intentes”, “ya fracasaste tantas veces ¿para qué lo vas a intentar una vez más?” no tires la toalla.

 

TIPS

1) Escucha atentamente lo que “el diablillo” tiene para decirte.

Hace poco una clienta de mi servicio Coaching 1 a 1 me dijo que había hecho el ejercicio que recomiendo en la Masterclass. Se trata de poner la alarma del móvil a distintas horas del día durante aprox. una semana y observar qué tipo de pensamientos te pasan por la cabeza. A través de este ejercicio se dio cuenta que había una creencia del pasado que todavía la condicionaba y le estaba impidiendo cumplir con sus objetivos.

2) Luego preguntáte, ¿dónde está escrito que (esta vez) no seré capaz de hacerlo? ¿Cómo puedo estar 100% segura de que así será?

3) ¿Qué es lo peor que puede pasar si no lo logro? ¿Y qué sería lo mejor que puede pasar si lo logro?

4) ¿Te acordás de las rueditas de la bici de mi hijo?, ¿Qué quería lograr yo con esa pregunta? Quería que se diera cuenta que YA en otro momento de su vida había sido capaz de lograr algo de lo que al inicio pensaba que no sería capaz. Así que preguntáte, ¿Qué otros logros he tenido a lo largo de mi vida? ¿Qué fue lo que hice para poder alcanzarlos?

5) Actúa. La mejor forma de “luchar” contra esa creencia es ACTUANDO. Cuando actúes verás que muchas veces lo que te imaginabas que ocurriría nunca pasa o no es tan grave como te lo imaginabas.

 

 

Mi recomendación personal para vos:

Ahora mismo tengo distintas alarmas en el móvil con frases motivadoras para los momentos del día en los que pienso que puedo encontrarme alguna piedra en el camino. Son frases como:

  • El pasado no tiene por qué ser igual que el futuro.
  • Yo puedo lograrlo. Esto ahora mismo está en primer lugar.
  • Siempre hay alguna manera de alcanzar lo que deseo.

 

Para terminar te dejo con este texto que me gustó mucho...

“Puedes vivir con miedos.  Debes vivir con miedos. Lo que no puedes ni quieres es vivir sin creer en ti.” – Ivan de Entusiasmado.com

¿Te gustaría saber más sobre cómo motivarte y ser constante para alcanzar tus metas?

Accede ahora mismo GRATIS a mi Masterclass “9 claves para POR FIN alcanzar tus objetivos” 

Mira lo que dicen otras mujeres que ya la han escuchado...

"La Masterclass me ha parecido realmente interesante. Para mí la vida no tiene sentido si no tienes metas. Es la guía/ayuda perfecta para lograr lo que te propongas." Yolanda Pérez – España

"¡Está buenísima, es clara y no es para nada aburrida! Con los ejercicios pude en muy pocos pasos comenzar a pensar y diseñar pequeños cambios que se traducirán sin duda en grandes cambios para mí." Nadia Ferrari – Uruguay

Accede a mi Masterclass GRATUITA

9 claves para POR FIN alcanzar tus objetivos

(incluye ejercicios prácticos para que pases a la acción YA)

26 comentarios

  1. Lien
    26 abril, 2017

    Como siempre eres inspiradora y brillante.Me encantó la historia y la forma como debemos a través de un nino,ser capaz de confiar y creer en nosotros mismos.

    Responder
    • Carina
      Carina
      26 abril, 2017

      Muchas gracias Lien!

      nuestros hijos son grandes maestros para nosotras 🙂

      un abrazo!

      Responder
  2. Elisabet
    26 abril, 2017

    Muy motivador!! Siempre hay que buscar ejemplos de otros retos que ya hemos conseguido para darnos fuerza y creer que podemos!

    Muchas gracias por los tips!

    Responder
    • Carina
      Carina
      26 abril, 2017

      Con mucho gusto 😉

      Responder
  3. Greta
    26 abril, 2017

    Me encantó Cari, es muy inspirador leerte, lo que hay es que atreverse, poner los prejuicios en la mochila, sacarle las rueditas a la bicicleta, sacarse la mochila dejarlos en el piso y largarse en la bici!!!!

    Responder
    • Carina
      Carina
      26 abril, 2017

      Ya veo que la historia de la bici te puso muy poética 😉 una brazo grande Greta! gracias por visitar mi blog 🙂

      Responder
  4. Adriana
    26 abril, 2017

    Hola Carina, eso es justo lo que necesitaba leer ahora. Muchas gracias por tu blog🤗

    Responder
    • Carina
      Carina
      26 abril, 2017

      Qué bueno Adriana! a veces tengo esos poderes telepáticos que me permiten saber lo que están necesitando leer mis seguidoras 😉 No te vayas muy lejos, pronto tendremos otro post 🙂 un abrazo!

      Responder
  5. Valentina Pereira
    26 abril, 2017

    En estos momentos estoy pasando por la situación del nuevo idioma y la nueva cultura, es tan cierto lo que dices que lo voy a aplicar. Todo se puede alcanzar si se tiene paciencia y perseverancia. Ojalá mi alemán comience a ser un poco más coherente, me siento tan tonta al no poder expresarme…

    Responder
    • Carina
      Carina
      26 abril, 2017

      Hola Valentina!

      Sé muy bien que el tema del idioma puede llegar a desesperar, pero como bien decís, con paciencia y perseverancia todo se logra.
      Cuando hayas aplicado los tips te espero nuevamente por aquí para que me cuentes cómo te fue. Qué te parece?
      un abrazo!

      Responder
  6. Liliam
    26 abril, 2017

    La historia perfecta justo enel momento,muy inspirador .A veces nosotras mismas saboteamos nuestras posibilidades.Gracias !

    Responder
    • Carina
      Carina
      26 abril, 2017

      Hola Liliam!
      y las veces que nos autosaboteamos sin darnos cuenta no te hacés una idea. Por eso es bueno pararse a reflexionar. El ejercicio de poner la alarma en el móvil puede parecer muy simple pero es realmente muy efectivo.
      Gracias a vos por pasarte por mi blog! 🙂

      Responder
  7. Marcela
    26 abril, 2017

    Que lindo post! Y bravo a tu hijo, por saber sobreponerse al miedo al fracaso desde tan pequeño!

    Responder
    • Carina
      Carina
      28 abril, 2017

      Muchas gracias Marcela!
      Qué lindo tenerte también por aquí 🙂

      un abrazo fuerte hasta Chipre!
      Carina

      Responder
  8. Maribel
    26 abril, 2017

    Maravilloso y cierto como siempre!!! Sabias palabras y sobre todo motivadoras!!! Me encanta 😍😍👏👏👏👏

    Responder
    • Carina
      Carina
      28 abril, 2017

      Me encanta que te encante Maribel jejeje 😉

      un abrazo!

      Responder
  9. Vanesa
    26 abril, 2017

    Qué manera más bonita de escribir Carina, la redacción,cómo lo has contado…me encanta!! Y muy buenos los Typs!

    Responder
    • Carina
      Carina
      28 abril, 2017

      Me hacés poner colorada Vanesa jeje

      Ya me contarás qué tal te fue cuando hayas puesto los tips en práctica 😉

      un abrazo!

      Responder
  10. Patricia Rodriguez
    26 abril, 2017

    Que linda e inspiradora historia… eso era justo lo que necesitaba leer… en eso ando tratando de quitarle las rueditas a la bicicleta…
    Un abrazo

    Responder
    • Carina
      Carina
      26 abril, 2017

      Qué lindo tenerte por acá Patricia 🙂 Cuando te sientas preparada sacáselas, pero no tardes mucho 😉
      un abrazo!

      Responder
  11. Valeria
    26 abril, 2017

    Cari, super bonita la historia y muy inspiradora!!! Me identifico mucho con lo que escribis en varios aspectos de mi vida, estaba leyendo y me parecia que leia mi voz interior… voy a poner tus consejos en práctica. Te felicito por tu blog!!!

    Responder
    • Carina
      Carina
      28 abril, 2017

      Hola Vale!
      dale ponelos en práctica y luego pasáte por acá otra vez para contarnos los resultados 😉

      un abrazo
      Carina

      Responder
  12. mercedes
    27 abril, 2017

    Hermoso mensaje carina.gracias .tu historia me toco mucho porque he pasado tantos altibajos y bastante trabajo con mi 2do niño que esta en la primera clase y hasta ahora no se siente capaz de aceptarla.le gusta aprender pero n se lo q pasa .cada semana me pone dificultades para seguir. tus consejos me ayudaran.muchisimas gracias.

    Responder
    • Carina
      Carina
      28 abril, 2017

      Hola Mercedes!
      Me alegra mucho que el post te pueda sirvir con el tema escolar de tu hijo.

      te mando un abrazo grande!
      Carina

      Responder
  13. tere rodriguez
    28 abril, 2017

    ¡Gracias Carina! Me encanta la historia de tu hijito, ¡súper inspiradora! ¡Un besoooo desde Australia!

    Responder
    • Carina
      Carina
      28 abril, 2017

      Gracias Tere! Qué lindo tenerte por acá 🙂
      un abrazo gigante desde Hamburgo hasta Australia!

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con un *



¡Bienvenida! Mi página web utiliza cookies para mejorar la navegación y darte la mejor experiencia. Si continúas aquí, entenderé que estás de acuerdo. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar