Un joven guerrero pide audiencia con el cacique. El jefe de la tribu tiene fama de ser muy sabio y tener respuesta para todo. Una vez frente a él, el joven le confiesa que está muy inquieto, que siente que en su interior anidan el espíritu de un águila y el de un chacal que siempre están en lucha entre ellos.