Cómo disfrutar más tu vida

Hace meses que grabé este post…lo tenía aparcado desde el mes de abril…y honestamente muchas veces dudé en si publicarlo o no.

Ahora mismo imagino que te estarás preguntando por qué he decidido publicarlo justo hoy, verdad?

Porque hace un par de días me enteré que Miriam, la cara detrás del blog Mamarenred, uno de los blogs en los que me inspiré cuando comencé a crear mi blog personal HispaMamis, lamentablemente falleció de cáncer 🙁

Desde que leí la noticia en el perfil de Club para Mamás no he podido dejar de pensar en ella…ni en sus hijas…ni en los míos…ni en las cosas tan tontas por las que a veces nos preocupamos en vez de disfrutar cada momento, porque en realidad nunca sabremos cuándo será nuestro último día aquí en la tierra. 

Esta es una carta que escribió Holly, una chica australiana, en la que nos da un par de consejos para disfrutar más de la vida.

Puedes escuchar el artículo aquí =>> http://carinaplanamente.com/consejos-para-disfrutar-la-vida

Un pequeño consejo de Hol:

Es extraño darse cuenta y aceptar tu mortalidad cuando se tiene 26 años. Es una de esas cosas que ignoras. Los días pasan y esperas que sigan pasando hasta que sucede lo inesperado. 

Siempre me imaginé a mi misma envejeciendo, con canas,  con una hermosa familia (con muchos niños), que planeaba construir con el amor de mi vida. Lo quiero tanto que me duele.

Así es la vida. Es frágil, preciosa e impredecible y cada día es un regalo, no un derecho adquirido.

Tengo 27 años. No me quiero ir. Amo mi vida. Soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero el control no está en mis manos.

No empecé esta carta como ‘una nota antes de morir’ para que la muerte sea temida. Me gusta el hecho de que somos en su mayoría ignorantes de que es inevitable. Excepto cuando quiero hablar de ello y se trata como un tema ‘tabú’ que nunca nos pasará a ninguno de nosotros. 

Eso ha sido un poco difícil. Solo quiero que la gente deje de preocuparse tanto por las pequeñas e insignificantes tensiones en la vida y trate de recordar que todos tenemos el mismo destino después de todo, así que haz lo que puedas para que tu tiempo sea digno y grandioso. Sin tonterías!

He tenido mucho tiempo para reflexionar sobre la vida estos últimos meses, sobre todo en la mitad de la noche que es cuando aparecen estos pensamientos. Esas veces que estás pensando sobre cosas ridículas…algo que he notado mucho en estos los últimos meses….

Solo piensa en alguien que realmente tenga un problema, agradece tu pequeño problema y supéralo. Está bien reconocer que algo es molesto, pero trata de no seguir con ello y que no afecte negativamente a otras personas.

Una vez que hagas eso, sal a la calle y toma una enorme y profunda bocanada de aire fresco en tus pulmones, mira lo azul que es el cielo y lo verde que son los árboles. Es tan hermoso. Piensa en lo afortunada que eres por ser capaz de hacer solo eso: respirar.

Puede que hayas quedado hoy atrapada en el tráfico o hayas dormido mal porque tus hermosos hijos te mantuvieron despierta o que tu peluquero te cortó el pelo muy corto.

Tus nuevas uñas postizas deberían de llevar un chip,…tus pechos son demasiado pequeños o tienes celulitis en el culo y tu panza se tambalea.

Deja ir toda esa mierda!. Te juro que no vas a pensar en esas cosas cuando sea tu hora de irte. Todo es TAN insignificante cuando ves la vida como un todo. 

Estoy viendo mi cuerpo perderse justo delante de mis ojos, sin nada que pueda hacer al respecto y todo lo que deseo por ahora es poder tener un cumpleaños o una Navidad más con mi familia, o simplemente un día más con mi novio y mi perro. Solo uno más.

Escucho a las personas quejarse de lo terrible que es el trabajo o sobre lo duro que es hacer ejercicio. Agradece que eres físicamente capaz de hacerlo. El trabajo y el ejercicio pueden parecer cosas triviales hasta que tu cuerpo no te permita hacer ninguna de ellas.

Trata de vivir una vida saludable, de hecho, esa fue probablemente mi mayor pasión. Aprecia tu buena salud y el funcionamiento de tu cuerpo,  incluso si no tiene la talla ideal. Cuídalo y acepta lo increíble que es. Muévelo y aliméntelo con comida fresca. Pero no te obsesiones con eso.

Recuerda que hay más aspectos para una buena salud que el físico. Trabaja igual de duro para encontrar también tu felicidad mental, emocional y espiritual. De esa manera te darás cuenta de lo insignificante y poco importante que es este estúpido y perfecto cuerpo retratado en las redes sociales. 

Borra cualquier cuenta que te lleve noticias a tu timeline que te haga sentir mal contigo misma. Sea tu amigo o no, sé implacable con tu propio bienestar.

Agradece cada día que no sientas dolor e incluso los días en que tienes gripe, dolor de espalda o un esguinze de tobillo, acepta que es una mierda pero agradece que no es peligroso ni mortal  y que se irá.

Quéjense menos gente y ayúdense más unos a otros.
Dar, dar, dar. Es cierto que se es más feliz haciendo cosas por los demás que haciéndolas para ti misma. Ojalá hubiera hecho mucho más de eso.

Desde que he estado enferma he conocido a la gente más increíblemente cariñosa y amable. Y he recibido las palabras más amables y amorosas… y el apoyo de mi familia, amigos y desconocidos. Más de lo que jamás podría devolver. Nunca lo olvidaré y estaré eternamente agradecida a todas estas personas.

Resulta extraño tener dinero para gastar finalmente cuando te estás muriendo. No es el momento de salir a comprar cosas materiales que normalmente querrías, como un vestido nuevo. Te hace pensar qué estúpido es gastar tanto dinero en  ropa y «cosas» nuevas.

Cómprale a un amigo algo lindo en vez de comprarte un vestido nuevo, productos de belleza o joyas para la próxima boda. A nadie le importa si usas lo mismo dos veces. Se siente bien. Llévalos a comer o, mejor aún, cocínales algo. Regálales una planta, un masaje o una vela y diles que los amas cuando se los estés dando.

Valora el tiempo de los demás. No los hagas esperar porque seas malo al ser puntual.  Comienza a preparte más temprano si eres de esas personas y agradece que tus amigos quieran compartir su tiempo contigo. No les dejes esperándote. ¡tu también vas a ganar respeto!

Este año, nuestra familia acordó no hacer regalos y, a pesar de que el árbol de navidad se veía bastante triste y vacío (¡casi lo rompí en Nochebuena!), fue muy agradable porque la gente no tenía la presión de ir de compras y todos se esforzaron por escribir una bonita carta para los demás. 

Además imagina a mi familia tratando de comprarme un regalo, sabiendo que probablemente volvería a ellos. Era muy estraño. Puede parecer raro, pero esas cartas significan más para mí que cualquier compra impulsiva. Eso sí, también fue más fácil hacerlo porque no había niños en casa. De todos modos, la moraleja es que los regalos no son necesarios para tener una Navidad memorable.

Gasta tu dinero en experiencias. O al menos no te pierdas las experiencias por haber gastado todo tu dinero en tonterías.

Haz el esfuerzo de hacer ese viaje a la playa de un día que llevas postergando desde hace tiempo. Mete tus  pies en el agua y entierra tus pies en la arena. Mójate la cara con agua salada.

Disfruta de la naturaleza.

Intenta simplemente disfrutar los momentos en vez de capturarlos con la pantalla de tu teléfono. La vida no está hecha para ser vivida a través de una pantalla, ni  tampoco trates de obtener la foto perfecta … ¡disfruta el maldito momento! Deja de intentar capturarlo para los demás.

Pregunta retórica aleatoria. ¿todas esa  horas que pasas cada día peinándote y maquillándote o para salir por la noche, realmente valen la pena? Nunca he entendido esto sobre las mujeres.

Levántate temprano alguna vez y escucha a los pájaros mientras observas los hermosos colores del amanecer.

Escucha música… pero realmente escúchala. La música es terapia. Cuando más vieja, mejor.

Abraza a tu perro. Es lo que más extrañaré por lejos.

Habla con tus amigos. Deja de lado tu teléfono. Tus amigos se encuentran bien?

Viaja si es tu deseo y no lo haga si no quieres.

Trabaja para vivir, no vivas para trabajar.

En serio, haz lo que hace que tu corazón se sienta feliz.

Come tarta. Sin culpas.

Di no a las cosas que realmente no quieres hacer.

No te sientas presionada a hacer lo que otras personas piensan que es una vida plena. Es posible que quieras una vida mediocre y eso también está bien.

Dile a tus seres queridos que los amas cada vez que tengas la oportunidad y ámalos con todo lo que tengas.

Además, recuerda que si algo te está haciendo sentir mal, tienes el poder de cambiarlo: en el trabajo o en el amor, o en lo que sea. Ten el valor de cambiarlo. No sabes cuánto tiempo tienes en la tierra,  así que no lo desperdicies siendo miserable. Sé que esto se dice todo el tiempo, pero no podría ser más cierto.

De cualquier forma, estos son solo consejos de una chica joven. Tómalos o déjalos, ¡no me importa!

Ah! y una última cosa, si puedes, haz una buena acción para la humanidad y para mí y comienza a donar sangre regularmente. Te hará sentir bien y además estarás salvando vidas. ¡Siento que es algo que se pasa por alto teniendo en cuenta que cada donación puede salvar 3 vidas! Ese es un impacto masivo que cada persona puede tener y el proceso realmente es muy simple.

La donación de sangre me ayudó a mantenerme con vida por un año más; un año que estaré eternamente agradecida de haberlo pasado aquí en la Tierra con mi familia, mis amigos y mi perro. Un año en el que tuve algunos de los mejores momentos de mi vida.

Hasta que nos volvamos a ver.

Hol.

Y tú, qué vas a hacer a partir de ahora para disfrutar más de tu vida? Vas a realizar deporte? Vas a buscar un trabajo que te haga verdaderamente feliz? Le dirás más veces te quiero a las personas que amas? Vas a llamar a esa amiga con la cual hace meses no hablas?

O quizá dejarás de hacer algo para disfrutar más de tu vida? Dejarás de fumar? Dejarás de decirte que eres una tonta por no lograr aprender ese idioma que tanto te está costando?

Dejarás de hacer esas cosas a las que te obligas solo por miedo al que dirán…qué va a pensar tu familia…tus amigos…o tu jefe…o quizá dejarás de decir que sí a todos y a todo olvidándote que esta vida es solo tuya y que si no la disfrutas puede ser que más adelante te arrepientas de no haberlo hecho.

3 comentarios

  1. Avatar
    Danny Zapata
    23 octubre, 2018

    Dios demasiado profundo! Es el momento de aprovechar cada instante que respiro. Mil gracias!

    Responder
  2. Avatar
    Esterlicia
    23 octubre, 2018

    Me ha arrancado las lagrimas….desde luego,me hace refelxionar muchísimo. Mil gracias Carina por compartirlo.

    Responder
  3. Avatar
    Cristina Muratori
    4 noviembre, 2018

    Guau, ¡cuánta verdad encierran estas palabras! Gracias Carina por compartirlo, es un texto que deberíamos leer a diario 💖

    Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Andrea Carina Planamente Ayala, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en mi Política de Privacidad.